Rocío y Marta nos cuentan su experiencia de la pascua

Rocío y Marta nos cuentan su experiencia de la pascua

El pasado 23 de Marzo, dos alumnas del Centro Universitario Sagrada Familia marcharon para celebrar la Pascua en el Colegio Mayor de Jesús-María (Granada), invitadas por el lema: “Pero… ¿quién es este? (Mc 4,41)”. Allí nos acogieron un grupo numeroso, lleno de vitalidad por querer conocer quién era ese hombre que hace estallar, tanta ternura, en los corazones del mundo.

Comenzamos con miedo por lo desconocido, con la inquietud de no saber que nos regalaría el Señor. Al llegar todos nos sorprendieron por el brillo que presentaban en sus ojos, por la ilusión de querer acercarse más a Jesús.

En esta Pascua se nos invitaba a adentrarnos en el Misterio de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Acompañarlo en el tramo final de su vida, como lo hicieron sus amigos los apóstoles.

11031999_483231941881040_4587988409787383565_n

A lo largo de los días profundizamos en nuestro pozo, descubrimos dónde estábamos, cómo estábamos, y quiénes somos, para caer en la cuenta de la presencia de Dios en nuestra vida. Por eso, Jesús nos invita a abrir los ojos para mirar dentro y fuera de nosotros y así reconocer ese amor que sostiene, ese abrazo que libera, anima, rompe cadenas, sana, da valor y alegría.

Gracias a este acercamiento pudimos vivir a fondo la celebración de estos tres días, haciendo la entrada el jueves santo y dando la salida en la madrugada del domingo. Con ello, queríamos acompañar al Señor en su dolor, haciéndolo nuestro y amando su entrega incondicional.

Por un lado, vivimos “la última cena” donde experimentamos el lavatorio de pies, significando el servicio y el amor del Señor que vino, no para ser servido, sino para servir a los demás.

11032384_483231891881045_1336318177132400333_n

Por otro lado, recordamos y vivimos el camino hacia la cruz que Jesús sufrió. Dónde nos dimos cuenta que actualmente nuestro mundo soporta muchas cruces, fruto de las injusticias y la violencia.

Por último, acompañamos a María en la esperanza de que la muerte de su Hijo se volviese vida. Para ello, todos descubrimos que donde unos no ven nada, otros ven el amor que Dios nos tiene, gracias a la realización de una experiencia de voluntariado en diferentes realidades de la vida. Lo más sorprendente fue ver que todos llevamos una cruz, que son capaces de resucitar cada día a través de su compromiso, su fuerza y su ilusión.

Todos juntos finalizamos con la celebración ce la Vigilia Pascual, con alegría y sintiendo la luz del Señor en nuestro interior en donde comenzamos a disfrutar de los efectos de la Resurrección.

2552_484281718442729_2159320246501842283_n

Esta experiencia ha puesto en nuestras vidas a grandes personas que han dejado una gran huella en el corazón. Por tanto, queremos dar las gracias, tanto a las religiosas de Jesús-María como a Gonzalo Villagrán SJ, por habernos dado la oportunidad de ser conscientes del verdadero valor que tiene la vida, por el compromiso con todos nosotros, y por transmitirnos todas sus energías, positivismo, entusiasmo y fuerzas.  Además, dar las gracias al grupo por la unión y la confianza que se ha creado, por habernos hecho sentir dentro de una gran familia que nos ha acogido con los brazos abiertos. Por último, queremos agradecer a la Pastoral del Centro Universitario “Sagrada Familia” (Úbeda), por brindarnos la oportunidad de vivir y participar en esta magnífica experiencia.

Para finalizar, os animamos a participar en esta Pascua, porque necesitamos pararnos a reflexionar sobre nuestro momento vital y conocer donde se encuentra Jesús en nuestra vida. Y no os olvidéis de:

“Confiar, sentir, arriesgar, amar, soñar y regalar vida a los demás” 

Rocío López y Marta García